<
>

Con una ofensiva final al más puro estilo Tom Brady para la remontada, los Buccaneers salvan la victoria ante unos fieros Cowboys

Tom Brady tiró para 379 yardas y cuatro touchdowns, ayudando a los campeones defensores del Super Bowl, Tampa Bay Buccaneers, dar la patada inicial a la temporada de la NFL con una victoria repleta de errores por 31-29 sobre los Dallas Cowboys el jueves por la noche.

Con asientos en un estadio de NFL llenos por primera vez desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Ryan Succop lo ganó con un gol de campo de 36 yardas con 2 segundos por jugar. Brady lo preparó con una serie de último minuto dirigida sobre el mismo emparrillado donde los Bucs se convirtieron en el primer equipo en jugar y ganar un Super Bowl en su propio inmueble, hace siete meses.

Para Brady, un siete veces ganador del Super Bowl, fue el inicio N° 300 de temporada regular como parte de una brillante carrera de 22 año, una marca para un quarterback. El pasador de 44 años de edad también se unió a Drew Brees como los únicos jugadores en tirar para al menos 300 yardas en un partido 100 veces.

Chris Godwin, Rob Gronkowski y Antonio Brown atraparon pases de touchdown en la primera mitad para los Bucs, quienes extendieron su racha ganadora a nueve encuentros, remontándonos hasta diciembre pasado. El segundo envío de anotación de la noche para Gronkowski puso a los campeones arriba por 28-19. El gol de campo de Succop llegó después de que Greg Zuerlein dejara arriba a los Cowboys con un acierto desde 48 yardas con 1:24 por jugar.

Dak Prescott tiró para 403 yardas y tres touchdowns para Dallas en su primer partido desde que sufriera una severa lesión de tobillo que puso fin a su campaña del 2020 apenas al quinto juego. El jugador de sexto año no participó en la pretemporada, después de lastimarse el hombro derecho al inicio del campamento de entrenamiento, y las limitaciones a sus envíos durante los entrenamientos no se levantaron hasta apenas un par de semanas antes del inicio de la temporada regular.