<
>

Los siguientes tres partidos determinarán la temporada de los Cowboys

play
Dallas tenía que limpiar el bochornoso espectáculo que dieron en la Semana 9 de la NFL (1:46)

Carlos Nava habla acerca del Juego entre Cowboys y Falcons en la Semana 10, donde Dallas venció de manera contundente. (1:46)

Dallas logró una importante victoria contra Falcons, luego de un mal partido que dejó valiosas lecciones

ARLINGTON -- Una semana a veces puede parecer un mes en la NFL.

Para los Dallas Cowboys, la semana pasada se sintió como dos meses después de su derrota 30-16 ante los Denver Broncos que ni siquiera estuvo tan cerca como indica el puntaje final.

La racha ganadora de seis juegos terminó. La ofensiva finalmente se detuvo, y algunos se preguntaron si había un plan que otras defensivas pudieran seguir. La defensiva quedó al descubierto. Tuvieron que asumir la derrota y aceptar todo lo que se decía sobre ellos.

"No fuimos nosotros mismos la semana pasada y eso se entiende", reflexionó el receptor abierto CeeDee Lamb.

La respuesta de los Cowboys el domingo fue una paliza de 43-3 sobre los Atlanta Falcons para su primera victoria de 40 puntos desde 2000.

Una semana después de completar el 48.7% de sus pases, el mariscal de campo Dak Prescott lanzó dos pases de anotación y corrió para otro mientras completaba el 77 por ciento de sus lanzamientos. Una semana después de permitir 190 yardas terrestres a los Broncos y 8 de 15 conversiones de terceros intentos, la defensiva de los Cowboys limitó a los Falcons a solo tres puntos y una conversión de tercer intento de 11 intentos, y el mariscal de campo de los Falcons, Matt Ryan, lanzó solo 117 yardas, la menor cantidad que ha tenido en un juego con al menos 10 intentos en su carrera.

Los Cowboys anotaron 29 puntos en el segundo cuarto, la mayor cantidad de puntos que han anotado en cualquier trimestre en la historia de la franquicia.

La actuación hizo que Jerry Jones se preguntara si otro equipo de los Cowboys había sido tan dominante como el del domingo.

"No puedo recordar, realmente no puedo", aceptó el propietario y gerente general. "No puedo recordar, puedo volver atrás, y tuvimos algunos buenos partidos".

Quizás esta victoria restablezca el camino de los Cowboys por el resto de la temporada.

Con 7-2, los Cowboys tienen una ventaja de cuatro juegos en la NFC Este. Con la derrota de los Arizona Cardinals ante los Carolina Panthers, los Cowboys están empatados en la columna de derrotas en la carrera por la ventaja de local y jugarán contra los Cardinals en la Semana 17.

Lo que suceda en los próximos tres juegos contribuirá en gran medida a determinar qué tipo de temporada realmente podría ser esta.

En un lapso de 12 días, los Cowboys juegan contra los Kansas City Chiefs y el ex Jugador Más Valioso de la NFL, Patrick Mahomes, luego contra Las Vegas Raiders en Día de Acción de Gracias, seguido de un juego el jueves por la noche contra los New Orleans Saints.

Puede que los Chiefs no sean el mejor equipo de la AFC en estos días, pero aún tienen a Mahomes. Los Raiders han tenido problemas fuera del campo, pero el entrenador interino Rich Bisaccia, ex coordinador de equipos especiales de los Cowboys, mantiene a Las Vegas mirando hacia adelante. New Orleans tiene marca de 5-4 después de la derrota del domingo ante los Tennessee Titans y vencieron a los Cowboys tres veces seguidas en el Caesars Superdome.

"Todos esos equipos son realmente buenos", dijo el apoyador Micah Parsons. “Y creo que tuvimos un tramo difícil al principio de la temporada y tenemos otro ahora, así que quiero decir que vamos a tener que concentrarnos y entrar en todos los pequeños detalles. Obviamente tienes a un contendiente al Super Bowl en los Chiefs, los Raiders son realmente buenos este año y obviamente New Orleans está en nuestra conferencia, así que tenemos que demostrar lo que tenemos e intentar ir 3-0 en este tramo”.

Parsons es un novato. Nunca ha jugado tres partidos en 12 días.

"Podías jugar tres juegos en un día, uno lo hace cuando es niño", dijo Parsons. “Piénselo, cuando era niño jugaba desde que salíamos de la escuela hasta que se apagaban las luces. Estoy seguro de que jugamos más de tres partidos. Ahora no estoy diciendo que sea el mismo nivel, pero ya está en mi sangre".

Lamb, quien tuvo dos recepciones de touchdown, está apenas en su segunda temporada. Ya entiende cómo cambia el tenor de una campaña conforme esta avanza.

"A medida que avanzamos a la recta final de la temporada, siento que cada juego genera mucha anticipación", dijo Lamb. "Tratarlo como si fuera otro juego, pero comprender que es más que un juego siguiente".

Prescott, un veterano de seis años, tiene el tiempo suficiente para mantener la atención en los Chiefs. Se preocupará por los Raiders la semana siguiente y los Saints una semana después.

Después de todo, la derrota ante los Broncos es todavía un recuerdo fresco. Como resultado, no considera la victoria contra los Falcons como ningún tipo de declaración.

“Solo tratamos de mejorar y tomarlo juego por juego”, puntualizó Prescott. “Cuando lo hacemos, somos capaces de lograr lo que queramos. No vamos a volver a tener un exceso de confianza”.

"Eso es lo que hace un juego como el de la semana pasada, te mantiene humilde. Se asegura de que te quedes con hambre y de que no te adelantes demasiado".