<
>

Cowboys y Chiefs acaparan reflectores con su duelo en la Semana 11

Dallas y Kansas City, que han recuperado su explosividad ofensiva, miden sus fuerzas en el Arrowhead Stadium

Patrick Mahomes fue capaz de disipar todas las dudas en torno al estado ofensivo de los Kansas City Chiefs como solo él podría hacerlo. Cinco pases de touchdown, 406 yardas y un triunfo. Repetir el truco el domingo ante los Dallas Cowboys supondría un acto mucho más complicado.

Después de promediar apenas 12 puntos en sus tres partidos anteriores, los Chiefs castigaron 41-14 a unos Las Vegas Raiders que se encuentran en entre los peores equipos de la liga a la defensiva y cuentan con un ataque plagado de problemas dentro y fuera del campo. Declarar que Kansas City (6-4) recuperó su nivel de campeonato requiere superar a un adversario de mucha mayor jerarquía.

Y eso es justo lo que tendrán el domingo en Arrowhead Stadium, cuando reciban a Dak Prescott y a unos Cowboys (7-2) que vienen de su propia actuación de 40 puntos ante los Atlanta Falcons.

De la mano de un completamente recuperado Prescott, un reparto ofensivo cargado de talento y una defensiva que ha rendido muy por encima de las expectativas, los Cowboys buscan ratificar su condición de protagonistas ante su propio gran sinodal.

Solamente dos de las victorias de Dallas este año han sido contra equipos que actualmente gozan de registro ganador, ante Los Angeles Chargers y New England Patriots. Ninguno de ellos, sin embargo, tiene el cartel de los Chiefs. Si los Cowboys buscan respeto que vaya más allá de los números, tienen la oportunidad de ganarlo en Kansas City.

"Les tengo mucho respeto", declaró el entrenador en jefe de Dallas Mike McCarthy. "Pero no diría que nos propusimos 'queremos ser como los Chiefs de Kansas City'. Obviamente son el referente de su división y, francamente, de la NFL, simplemente por el éxito que han tenido particularmente los últimos tres años".

Hasta el momento, Dallas ha sido capaz de emular el éxito ofensivo de ediciones pasadas de los Chiefs, gracias a Prescott y su dupla de receptores conformada por CeeDee Lamb (726 yardas y seis touchdowns) y Amari Cooper (583 yardas y 5 touchdowns), quien se perderá el partido luego de dar positivo por COVID-19. Además, han reencontrado el balance con un rejuvenecido Ezekiel Elliott al frente del cuarto mejor ataque terrestre de la NFL.

Cada uno de esos nombres significa un reto mayúsculo para una defensiva de Kansas City que inició con un mar de problemas --32.6 puntos en contra en sus primeros cinco juegos-- y que, de alguna manera, ha recompuesto el camino con apenas 15.6 puntos en contra en sus cinco compromisos más recientes.

"Son la ofensiva N° 1 de la liga en algunas categorías", dijo el entrenador de los Chiefs Andy Reid. "Dak es bueno, también Ezekiel, y el resto del elenco. Tienen muchos buenos jugadores de ese lado del balón. Es un gran reto para nuestra defensiva. Nuestros muchachos lo saben".

Hay varias maneras en las que Mahomes puede facilitarle el trabajo a una defensiva que ya tiene las manos llenas. La más importante de ellas es cuidando el balón. Los Chiefs llegan al encuentro como el segundo peor equipo en entregas de balón con 31, incluyendo 10 intercepciones de su quarterback. No es una buena señal cuando enfrente están Trevon Diggs (ocho intercepciones) y una defensiva que ha robado 17 balones esta campaña, la cuarta mejor de la NFL.

Pittsburgh Steelers (5-3-1) en Los Angeles Chargers (5-4)

De cara a su duelo del domingo por la noche, los Chargers y Steelers son dos de los equipos más inconsistentes de la NFL, capaces de derrotar a contendientes y perder ante equipos claramente menos talentosos. La garantía es que brindarán drama.

Tres de las cuatro derrotas de los Chargers han sido por siete puntos o menos y, de hecho, seis de sus nueve encuentros esta campaña se han definido por ese margen. Pittsburgh no se encuentra muy lejos en ese rubro. Los últimos cuatro partidos de los Steelers se han definido por cinco puntos o menos, incluyendo su empate ante los Detroit Lions el domingo pasado.

Los Chargers, que han caído en tres de sus últimos cuatro encuentros para perder impulso en el Oeste de la AFC, buscarán soluciones a una defensiva que ha concedido al menos 27 puntos en cinco juegos en fila luego de no permitir más de 24 en ninguno de los primeros cuatro de la campaña.

Se toparán con unos Steelers repletos de interrogantes. Ninguna más importante que la disponibilidad del quarterback Ben Roethlisberger, quien se ausentó del juego de la semana pasada por dar positivo a COVID-19. Incluso con Big Ben detrás del centro, los Steelers son la vigésimo sexta mejor ofensiva de la liga y siguen a la espera de rebasar los 30 puntos esta campaña.

Pese a la magra producción ofensiva, Pittsburgh se ha mantenido relevante. No han perdido en sus últimos cinco partidos a pesar de promediar 22 puntos por juego. Esa cifra podría no ser suficiente el domingo en Los Angeles, debido a las posibles ausencias de tres titulares a la defensiva: el ala defensiva T.J. Watt, el esquinero Joe Haden y el profundo Minkah Fitzpatrick, todos ellos con experiencia de Pro Bowl.

La Semana 11 comenzó el jueves por la noche, con el triunfo de los New England Patriots, 25-0, sobre los Atlanta Falcons.

Un pase de Mac Jones a Nelson Agholor representó el único touchdown conseguido por la ofensiva en el encuentro, pero eso bastó para que los Patriots (7-4) anularan a Atlanta (4-6) y su anémico ataque.

La Semana 11 continúa el domingo con los siguientes encuentros: Indianapolis Colts (5-5) en Buffalo Bills (6-3); Washington (3-6) en Carolina Panthers (5-5); Baltimore Ravens (6-3) en Chicago Bears (3-6); Detroit Lions (0-8-1) en Cleveland Browns (5-5); San Francisco 49ers (4-5) en Jacksonville Jacksonville (2-7); Green Bay Packers (8-2) en Minnesota Vikings (4-5); Miami Dolphins (3-7) en New York Jets (2-7); New Orleans Saints (5-4) en Philadelphia Eagles (4-6); Houston Texans (1-8) en Tennessee Titans (8-2); Cincinnati Bengals (5-4) en Las Vegas Raiders (5-4); y Arizona Cardinals (8-2) en Seattle Seahawks (3-6).

La acción concluye el lunes con la visita de los New York Giants (3-6) a casa de los campeones Tampa Bay Buccaneers (6-3), que buscan evitar su primera racha de tres derrotas con Tom Brady como su quarterback.

Los Denver Broncos (5-5) y Los Angeles Rams (7-3) tienen su semana de descanso.