<
>

Las razones de otro fracaso peruano en la Copa Libertadores

play
La goleada de River a Binacional, en detalle en la cámara de SC (11:32)

Los goles, las polémicas, las reacciones de Gallardo, como sólo ESPN puede mostrártelo. (11:32)

Sin duda, esta semana el fútbol peruano se encontró con una dura y triste realidad. Una realidad que nos indica que no solo estamos lejos de tener un equipo que pueda conseguir ganar la Copa Libertadores, sino que cada año nos alejamos más de poder competir a nivel internacional. La eliminación de Alianza Lima y Deportivo Binacional, los finalistas del campeonato 2019, dejó en evidencia la poca seriedad que se le da al certamen y alarga todavía más una lamentable racha de fracasos.

¿Cuáles son las razones? Se puede comenzar por la conformación de los planteles que compitieron a nivel internacional. Binacional decidió priorizar la inversión en la iluminación del estadio Guillermo Briceño, ubicado en Juliaca a 3825 metros sobre el nivel del mar, con la finalidad de hacerse fuerte y complicar a los rivales en la altura. Sin embargo, los dirigentes se olvidaron de lo más importante: tener un buen plantel y reforzarse para competir. No puedes apelar a querer ganar todos tus partidos en la altura sin el respaldo de un buen equipo. La salida de varios futbolistas que lograron el campeonato nacional en 2019 no fue bien reemplazada con los jugadores que llegaron.

Por su parte, Alianza Lima se perfilaba este año para ser un equipo que pueda competir en el torneo local y en la Libertadores. Los ingresos obtenidos por el cuadro blanquiazul en las temporadas 2017, 2018 y 2019 por la clasificación a Libertadores y por llegar a la final del fútbol peruano, le permitieron tener un presupuesto mayor. Alianza empezó la temporada con el plantel más amplio del campeonato. Sin embargo, en la reactivación se dio la salida de 5 futbolistas: Jean Deza por indisciplina, Aldair Fuentes por una venta que le dejó ingresos al club, Adrián Balboa al culminar su contrato y Federico Rodríguez y Luis Aguiar por temas personales. De esta manera, el cuadro de Mario Salas dejó de ser ese equipo con variantes y solo sumó a Patricio Rubio, que tenía dos fechas de suspensión en el certamen.

En Alianza Lima también se dio el cambio de técnico. El uruguayo Pablo Bengoechea dejó el cuadro blanquiazul y la directiva apostó por el proyecto Mario Salas. El estratega chileno llegó con la finalidad de darle una manera de jugar distinta al cuadro de La Victoria para así repetir la campaña que tuvo con Sporting Cristal en el 2018. Sin embargo, desde el reinicio del campeonato, Alianza no puede ganar y el equipo no logra plasmar la idea del técnico.

Se puede explicar de esta manera la lamentable eliminación de Alianza Lima y Binacional. Sin embargo, no se puede dejar de lado la realidad del fútbol peruano y la distancia en cuestiones técnicas y tácticas que existe de otros países a nivel de clubes. La Selección Peruana y todo lo que consigue no es un reflejo del torneo local. Sin duda, quedó en evidencia en una semana dolorosa para el hincha peruano con una derrota de 6-0 del cuadro de Juliaca ante River Plate y el 2-0 de Racing en Matute.

Al mencionar que cada año nos alejamos de competir a nivel internacional es porque mientras otros países crecen en lo futbolístico y potencian los aspectos del fútbol, mientras que en el Perú no se le pone la importancia debida a la Copa libertadores y Sudamericana.