<
>

Gregorio Pérez y su recuperación alejada de las canchas: "El fútbol me atrapó, es un demonio que tengo dentro"

Gregorio Pérez contó el domingo en el programa “Polideportivo” (Teledoce) que, por motivos de salud, de momento no puede volver a dirigir a un equipo tras haber sufrido un síndrome coronario en enero, pero que no descarta asumir un rol de asesor dentro del fútbol.

El experimentado entrenador dijo que “no ha sido fácil mentalmente ir superando eso”, ya que de la noche a la mañana tuvo que ponerle un freno a la actividad relacionada al fútbol. Destacó la importancia del apoyo de la familia y afectos en ese sentido, y dijo que ha ido cumpliendo etapas en estos meses “para llegar a una cierta tranquilidad”.

“La familia te llena, pero uno desde que tuvo uso de razón siempre estuvo corriendo atrás de una pelota. Ahora, paciencia, hay que ser consciente, tengo que seguir el camino que indican los médicos. Estoy contento porque veo que cada día estoy mejor. Yo no es que quiera al fútbol, el fútbol me atrapó a mí, es un demonio que tengo dentro”, expresó Pérez sobre su pasión por el deporte.

Consultado sobre si podría llegar a tomar un rol como asesor o consultoría dentro del fútbol, respondió: "Pienso que, si se da una oportunidad para seguir cerca del fútbol, sin pretensiones desmedidas, sí; podría ocupar varias horas con la responsabilidad que corresponde, no para decir que voy y me paro ahí porque soy fulano de tal, que sea para aportar, pero veremos en un futuro”. Añadió que ha recibido llamadas de clubes de Colombia, Paraguay y Perú, pero que ahora solo está centrado en su recuperación.

Uruguay post Tabárez

El entrenador opinó sobre la salida del cuerpo técnico de Oscar Washington Tabárez de la Selección Uruguaya, dijo que tras 15 años en el cargo “se tornó engorroso pensar si podía salir o no”, y opinó que “no se utilizaron bien los momentos” de la salida del histórico DT. “Las formas de sacar al cuerpo técnico me parece que no fueron. Nadie va a olvidar lo que hicieron durante 15 o 16 años. Tampoco nadie puede olvidar que si no lo hubieran sacado tenía chances de clasificar, eso no quiere decir que no reconozcamos lo que viene haciendo Diego Alonso. Es parte del fútbol”, señaló.

Respecto a qué cambios vio en la Celeste desde la llegada del “Tornado”, dijo que “mentalmente los cambios siempre originan algo importante”, y que el cambio “le dio una mayor dinámica al equipo”. Destacó que, si bien la base del plantel es la misma, hubo algún futbolista nuevo “que tuvo un gran rendimiento que nadie pensaba que podían tener, como Facundo Pellistri, que siempre está de suplente en su club y acá la rompió y la va a romper porque tiene unas condiciones bárbaras; o Mathías Olivera, que por algo pasó a Italia a un gran equipo”.

“Con la Selección tenemos que estar felices, vivimos una etapa riquísima, muy linda, que se inició hace mucho tiempo y vamos a seguir disfrutando porque hay recambio, hay gente joven, hoy están jugando a gran nivel jugadores que van a seguir creciendo”, expresó.

Peñarol:

El ex DT del Carbonero dijo que “hubo un cambio muy grande en relación al plantel que contaba el técnico con un estilo de juego del año pasado al que tiene hoy”. Para Gregorio Pérez, “Peñarol no juega bien, rompe los ojos”, matizó que ha sucedido muchas veces que los clubes grandes entren en rachas muy negativas, pero en la actualidad “las redes sociales impulsan más al rechazo, a la protesta, sin dejar de reconocer que hay un mal momento institucional, con lo que pasó contra Colón o en el Antel Arena con el básquetbol”.

El entrenador símbolo del segundo Quinquenio del club dijo que “Peñarol tiene una muy buena conducción, han tratado de sanear al club y ahora están buscando futbolistas para revertir esta situación; no me cabe duda que la intención la tienen que tener y si bien no tengo línea directa, ni no la busco, sé que en el fondo van a tratar de cambiar”.

Para el DT, las características de los jugadores del actual plantel “son totalmente distintas a lo que en algún momento llevó a cabo su técnico: el juego rápido, desborde por las bandas, eso no lo tiene Peñarol hoy, que era lo que pretendía el entrenador y llevó a cabo”.

Sobre los motivos que llevan a este bajón deportivo de Peñarol, indicó que podrían haber logrado hacer una mejor participación internacional de haber podido mantener el plantel campeón uruguayo, pero “es moneda corriente” en el fútbol local que se desarmen los planteles que tienen resultados positivos. “Si un equipo en desarrollo tiene una muy buena actuación en un campeonato, se desarma. Le pasó a Plaza Colonia, que salió campeón y se le fueron nueve titulares. O a Rentistas, cuántos se le fueron. Es difícil”, opinó.