<
>

Las Leoncitas le dijeron adiós al Mundial Junior con una decena de goles y un alivio necesario

Si les hubieran dado a elegir un resultado posible para despedirse de un Mundial, quizás Las Leoncitas no se hubieran atrevido a tanto. O por caso, no se hubieran atrevido a decir que se iban a despedir con un 10 a 0 ante Corea del Sur para quedarse con el 5° lugar de la Copa del Mundo tras ser relegadas de la pelea grande. Sin embargo, así fue y el equipo argentino finalmente le dijo adiós a una cita de la que esperaba mucho más en relación con sus aspiraciones, pero de las cuales estuvo lejos. Igualmente, el hecho de irse con una sonrisa es un aliciente, especialmente para las jugadoras, las menos responsables cuando se analizan los resultados numéricos y el juego de cada partido.

Las Leoncitas, que pasaron por una cantidad inusitada de situaciones adversas en lo que fueron los últimos dos años de un proceso de casi cinco para llegar a este Mundial, no estuvieron a la altura en el partido clave del torneo: después de ganar una fase de grupos con comodidad y puntaje ideal ante rivales a priori bastante inferiores (Austria, Crea del Sur y Uruguay) se cruzaron con Alemania (luego finalista) en cuartos de final y cayeron 4 a 1. Ese encuentro, que delimita qué pelea siguiente da un equipo en un Mundial, las encontró lejos de poder quedárselo. Lo que vino después fue desazón y un impacto emocional grande, de vacío y bronca. La derrota contra el equipo teutón sólo le abría este camino como mejor a Argentina dentro de lo que quedaba: pelear por el 5° puesto.

Shockeadas aún por esa caída en cuartos de final afrontaron como pudieron el encuentro siguiente ante EE. UU. Que ganaron 2 a 0 y se encontraron con la posibilidad de tener este, el del 5° lugar. Entraron a la cancha con otro semblante, algo más liberadas. Y quizás, en la sonrisa de la tucumana Paula Santamarina, elegida jugadora más valiosa del partido, se pueda resumir de modo casi metafórico lo que fue este Mundial tanto para ella como para Las Leoncitas: nunca un camino fácil.

La delantera de Tucumán Rugby se golpeó la mano en un amistoso previo, no jugó al nivel ni cuánto quería y terminó la cita mundialista con una lesión en el pie. Argentina empezó la Copa del Mundo con la idea de jugar mejor, ser contundente, estar a la altura de los rivales con los que debía estar y no pudo. Trastabilló en el medio y falló en momentos claves y en aspectos vitales del hockey sobre césped, como el córner corto. Desde entonces arrastró el golpe emocional y trató de reinventarse para este final que terminó con sonrisas frescas ante un rival totalmente insípido que no generó un solo acercamiento al arco argentino. Este dato es notorio: las arqueras argentinas no tocaron la bocha. Pero como la sonrisa incontenible de Santamarina, valen todas las de Las Leoncitas que deben mirarse a sí mismas más que nunca. Como también debe mirarse el cuerpo técnico para analizar donde estuvieron los puntos flácidos de un conjunto que, se insiste, con muchas adversidades, igual soñaba otra cosa.

Se terminó la Copa del Mundo de Sudáfrica para Las Leoncitas, con esta catarata de goles que son el aliciente a un dolor que costará procesar pero no les será imposible si se tiene en cuenta que más allá de la ilusión mundialista todas ellas sueñan con el seleccionado mayor (varias ya lo están cumpliendo).

Argentina concretó la victoria de esta manera: a los 11’ Guadalupe Adorno anotó el primero después de un “fierrazo” de Daiana Pacheco apenas pisó el área. A los 16’ Sofía Cairo, de las mejores de la cancha marcó el segundo. Sol Pagella la siguió a los 29’ y a los 37’ llegó el primero de los dos de Santamarina, tras una linda combinación con Cairo, tal vez la más vistosa de la mañana sudafricana. Constanza Cerúndolo marcó el 5° a los 42’. Hasta allí todos de jugadas ante un rival que no oponía resistencia y que para entonces ya tenía al partido quebrado.

Catalina Andrade de córner corto aumentó las acciones inmediatamente al gol de Cerúndolo y Daiana Pacheco, la goleadora argentina en el torneo, puso su sello a los 50’. Un minuto después celebró el suyo Brissa Bruggeser. A los 54’ otra vez la tucumana Santamarina festejó y Victoria Manuele lo selló en la jugada siguiente para poner el 10 a 0 que no ofrece mayor análisis salvo el de poder irse a casa con un poco de despojo y alivio.

Argentina formó con: Lourdes Pérez Iturraspe, Sofía Cairo, Celina Di Santo, Victoria Miranda ©, Juliana Guggini, Constanza Cerúndolo, Guadalupe adorno, Daiana Pacheco, Sol Pagella, Valentina Raposo y Juana Castellaro. Luego ingresaron: Mariana Pineda, Brissa Bruggesser, Ana Dodorico, Paula Santamarina, Catalina Andrade, Camila Raposo y Victoria Manuele. DT: Fernando Ferrara.

Corea del Sur formó con: Yongeun Park, Nurim Choi, Hyeyoung Son, Yujin Lee, Seoyeon Lee, Gaeun Lee, Gyeyeong Park, Sungeun Song, Hyojeong Noh, Chaeyeon Lee. Luego ingresaron: Jungju Kim, Jugyeong Gwon, Sunghee Jung, Kyeongmin Kim, Jimin Park, Seona Kim ©. DT: Moon Yoo.