<
>

Bloemendaal goleó en la final de la Euro Hockey League y validó su título del mejor del continente

Una celebración de hockey. Eso fue lo que hizo Bloemendaal en la final de caballeros de la Euro Hockey League (EHL) en la que se consagró por quinta vez en su historia. En Ámsterdaam, con tribunas colmadas, el equipo neerlandés se impuso a Rot Weiss Koln de Alemania por 4 a 0 y revalidó la corona que obtuvo en la última edición. Fue campeón de punta a punta, contudente y superior a todos en los cruces y en esta final. Definitivamente, el mejor equipo de Europa.

A los 17' Jorrit Croon abrió el marcador después de una serie de jugadas y rebotes en el área rival que terminaron con la bocha dando en el travesaño y entrando por detrás del arquero. La magnífica reacción y precisión de Croon puso el 1 a 0 del conjunto vestido de celeste que se hizo amo y señor del partido desde el inicio: fue casi inexistente el peligro que pudo propiciarle el equipo de Colonia. A los 24', el histórico Florian Fuchs, quien a final de temporada se retirará del hockey y fue elegido el jugador más valioso, marcó el segundo para los neerlandeses entrando de frente al segundo palo y conectando un centro que llegó desde la derecha.

A los 51' aumentó las acciones Jasper Brinkman y a los 56' hizo lo propio Roel Bovendeert con otra definición llovida por detrás del arquero rival. Pese a la generosa ventaja que logró en el juego y con ese 4 a 0, Blomendaal casi no aprovechó las oportunidades que tuvo desde el córner corto, determinantes en el hockey de caballeros. Tuvo nueve, sacó rédito sólo de una.

De esta manera, el conjunto de Países Bajos alzó su cuarta corona tras las conseguidas en 2008/2009, 2012/2013, 2017/2018 y 2020/2021 y fue tras vencer en cuartos de final al Atlétic Terrasa por 3 a 1 en cuartos de final; al Club de Campo de Madrid por 3 a 0 (con el León Joaquín Puglisi entre sus filas)y al Rot Weiss en la definición. El conjunto alemán, en su camino al partido definitivo venció 2 a 1 al SV Kampong y al Surbiton HC por 5 a 1.

El tercer puesto en caballeros le correspondió al Dragons de Bélgica, que se impuso al SV Kampong por 3 a 1 en penales australianos tras igualdad 2 a 2 en tiempo reglamentario.