<
>

La pasión de una pequeña que fundó un club: Alentando Ilusiones, desde adentro

Camila Munita descubrió su amor por el hockey en el Club Huracán desde niña. La pasión que le despertaban el palo y la bocha era tanta, que no se conformó cuando sus padres le dijeron que no podían seguir abonando la cuota por la situación económica familiar. Tenía 12 años en el momento que, Sebastián y Patricia, le comunicaron que se habían quedado sin trabajo y las prioridades dentro de su hogar pasarían a ser otras. “Tuvimos que dejar. Mi hermana mayor que asistía conmigo lo entendió y yo, como era chica, no lo acepté”, reconoció Camila.

A raíz de la disconformidad por parte de Camila, nació Alentando Ilusiones en 2012. El deseo de la joven por continuar formándose en esta disciplina movilizó no solo a sus allegados sino a toda una comunidad que, hoy en día, sigue creciendo. Resulta que, al igual que ella, otras chicas compartían el anhelo de hacer deporte pero no contaban con los recursos. A Patricia Ortega (mamá de Camila) esto no le pareció justo y propuso organizar una práctica. Lo que no sabía entonces, era que estaba plantando una semilla.

Al primer entrenamiento en “el campito” -como llama el equipo a la plaza ubicada en el barrio de Bajo Flores- asistieron en total cinco chicas. Cuando recién empezaban, el equipamiento era escaso: los palos los rescató Camila -que, junto con su hermana, dirigía al grupo- de entre algunos que le quedaron viejos y los conos eran botellas. Con el tiempo se fueron acercando a las prácticas cada vez más interesados y comenzó una búsqueda de donaciones en sus redes sociales para abastecerse de elementos. A su vez, Sebastián Munita decidió capacitarse y pasó a estar al mando del conjunto.

Actualmente, reúnen 250 jugadores entre sus planteles que van desde décima hasta Primera División. Ensayan en una cancha de básquet provista por el Gobierno de la Ciudad y, gracias a la iniciativa y compromiso de quienes forman parte, consiguieron fondos para sumar infraestructura a través de bingos, rifas y ferias del plato. Además, participan del Torneo Lica, un certamen mensual de hockey 7 albergado en el Club Italiano, y emprendieron una difusión con el fin de encontrar asociaciones ligadas al Metro bplay que quieran disputar amistosos y así, sumar ruedo. “La idea es que el grupo vea cómo sería pararse de 11, conozca las hurras y el tercer tiempo”, destacó Camila.

Alentando Ilusiones no es solo un club de hockey: con el pasar de los años se fueron expandiendo y en el presente enseñan fútbol, básquet y handball. En ocasiones, la sede también funciona como merendero. Alentando Ilusiones es esa familia enorme que Patricia y Sebastián eligieron abrazar sin saber que iban a construir algo hermoso. Lamentablemente, Patricia Ortega falleció durante la pandemia a causa del COVID-19 pero, sin dudas, vive en el corazón y la mente de cada miembro de Alentando.