<
>

Cuenta regresiva hacia Tokio 2020: el cine de los anillos - Tercera parte

BUENOS AIRES -- Desde sus comienzos, el cine como disciplina intentó abordar temáticamente todos los ámbitos de la actividad humana. A través de los años, uno de los aspectos favoritos a la hora de construir películas fue el deporte: ese terreno ideal donde existen héroes, villanos, gloria y decepción, valores, moral y una identificación inmediata y precisa con el protagonista.

Los Juegos Olímpicos no quedaron por fuera de esa lógica. En una serie de artículos cinéfilos, que continuamos con esta presentación, ESPN.com descubrirá las maneras en las que la cámara se acercó al máximo evento deportivo que entrega el planeta. A veces de manera lineal. Otras veces, aproximándose por la tangente.


CARROZAS DE FUEGO - HUGH HUDSON (1981)

Basada en la historia real de Eric Liddell y Harold Abrahams, integrantes del equipo de atletas británicos que compitieron en Paris 1928. Liddel fue un corredor nacido en China, de padres escoceses misioneros. De profunda creencia cristiana, prometió regresar a China para continuar misionando luego de los Juegos Olímpicos.

Abrahams fue un atleta judío, estudiante en la Universidad de Cambridge y un nuevo rico que perseguía el éxito para lograr posicionarse en la alta sociedad inglesa.

Luego de cinco años de entrenamiento, viajaron a los Juegos Olímpicos de Paris 1928, donde Liddell encontró el problema de que la competencia de los 100 metros fue programada para un día domingo, jornada no apta para correr, según sus creencias. Correría los 400 metros con vallas.

Abrahams no consiguió un buen resultado en la carrera de 200 metros y su esperanza de ganar el oro sería en los 100 metros, reemplazando de imprevisto a su compañero. La película fue nominada a siete premios Oscar, ganó cuatro, se convirtió en un clásico y en una película de culto con respecto al deporte.

La banda sonora original realizada por Vangelis se transformó en un himno universal. Durante el recorrido de la antorcha olímpica por Escocia en la previa de los Juegos Olímpicos Londres 2012, se reprodujo una escena del film a modo de tributo. Carrozas de fuego fue proyectada en los aviones que viajaban hacia Londres durante el evento.


WITHOUT LIMITS - ROBERT TOWNE (1998)

"Pre", como lo llamaban sus muchos fanáticos, fue entrenado por Bill Bowerman, coach de la Universidad Estatal, quien contaba con un frondoso palmarés como preparador y fue cofundador de Nike en la década del sesenta. Prefontaine, de estilo rebelde y agresivo a la hora de correr, era muy popular cuando compitió en los Juegos Olímpicos de Munich 1972, donde se tuvo que conformar con un cuarto lugar.

En 1975, el carismático atleta falleció a los 24 años en un accidente automovilístico, un año antes de los Juegos de Montreal donde llegaba como gran favorito. El papel, interpretado por Billy Crudup, fue considerado para Tom Cruise, pero fue descartado por ser algo mayor para el trabajo. Existe otro film basado en su historia: Prefontaine (1997) con Jared Leto como protagonista.


CHILDREN OF GLORY - KRISZTINA GODA (2006)

Película de origen húngaro que relata la historia del equipo de waterpolo de ese país que compitió en Melbourne 1956 mientras tanques soviéticos destruían Budapest como represalia de la revolución en aquella nación.

El protagonista del film es el jugador Karcsi Szabó, que regresó al equipo para competir en los Juegos. El equipo avanzó a la semifinal, donde lo esperaba el poderoso conjunto de la Unión Soviética.

Los húngaros ganaban 4 a 0 en el minuto 12 cuando los soviéticos comenzaron a golpearlos por debajo del agua. El partido devino en una pelea grupal que dejó teñida de sangre el agua.

El público, simpatizante de los húngaros, fue detenido por la policía para que no interviniese en la pelea contra los de la URSS. Fue considerado el partido más sangriento de la historia. El film fue estrenado como conmemoración de los 50 años de la revolución húngara en 2006.


SALUTE - MATT NORMAN (2008)

El director de este documental es el sobrino de Peter Norman, medallista de plata australiano en los 200 metros llanos de los Juegos Olímpicos de México 1968, donde tanto la medalla dorada como la de bronce fueron ganadas por atletas afroamericanos que protestaban contra la desigualdad dentro del movimiento Black Power.

El saludo con el puño enguantado negro y cerrado en la entrega de medallas fue una fotografía icónica de la lucha a favor de los derechos civiles en la década del sesenta en Estados Unidos.

La película, estrenada mundialmente en el Festival de Sydney 2008, relata la historia de la competencia de 200 metros en la cual se consagraron Tommie Smith y John Carlos, medallistas de oro y bronce respectivamente, y que con el apoyo de Peter Norman, fue famosa por ser un símbolo de la lucha por la igualdad para los negros.

Australia también sufría por la discriminación hacia los pueblos originarios, y a pesar de no haber realizado el saludo, Norman fue sancionado y castigado.

Estudiantes mexicanos fueron reprimidos por apoyar la protesta. A los atletas afroamericanos se les prohibió volver a competir. El documental logra los testimonios de los protagonistas. Además del saludo, los atletas no usaban zapatos, sólo medias como forma de protesta.

Con el tiempo logrado por el australiano en la carrera, hubiese ganado la medalla de oro en Sidney 2000. En el documental, se le preguntó a Peter Norman sobre qué hubiese pasado si los negros no competían en México, Norman -con mucho humor- contestó: "yo hubiese ganado el oro".


BONUS TRACK: BARNYARD OLYMPICS - WILFRED JACKSON (1932)

Corto animado con Mickey Mouse como protagonista en unos Juegos Olímpicos llevados a cabo en un corral donde, además de competencias de box, saltos ornamentales, lucha o lanzamiento de martillo, la competencia principal es el cross-country.

El carismático Mickey compite frente a un gato tan enorme como tramposo. Minnie lo observa todo desde la grada. La carrera, con muchos obstáculos, se lleva a cabo entre accidentes y engaños por parte del antagonista.

El ratón Mickey esquiva cada uno hasta llegar a un desenlace con una moraleja educadora para todos los que quieren hacer trampa en vez de competir con nobleza. El corto de siete minutos se proyectó en el contexto de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.