<
>

Wilks, Horton se unen a demanda de Brian Flores contra NFL, equipos, alegando racismo en prácticas de contratación

play
De lo muy bueno, poco: el legado de Bruce Arians en los Buccaneers (3:17)

No sólo el triunfo en el Super Bowl LV marcará la breve etapa del ahora ex coach Bruce Arians en Tampa Bay, también los aportes como promotor de la diversidad e inclusión en los Buccaneers y en la NFL. (3:17)

Los abogados del ex entrenador en jefe de los Miami Dolphins, Brian Flores, quien está demandando a la NFL por discriminación racial en sus prácticas de contratación, agregaron el jueves a otros dos ex entrenadores de la NFL a una demanda enmendada.

Steve Wilks, quien fue el entrenador en jefe de los Arizona Cardinals durante una temporada en 2018, y Ray Horton, asistente de la NFL desde 1994 y quien se entrevistó para el puesto de entrenador en jefe de los Tennessee Titans en 2016, ahora son parte de la demanda presentada contra la NFL. , los Dolphins, los Denver Broncos, los New York Giants, los Houston Texans, los Titans y los Cardinals, además de otros 26 equipos "John Doe" de la NFL. Los Titans, Cardinals y Texans también se agregaron a la demanda como parte de la enmienda.

Los abogados de Flores alegan en la demanda enmendada que los Texans "tomaron represalias" contra Flores al sacarlo de la consideración para su vacante de entrenador en jefe "debido a su decisión de presentar esta acción y hablar públicamente sobre la discriminación sistémica en la NFL".

La demanda enmendada se presentó en el Distrito Sur de Nueva York. La misma pide, entre otras cosas, una mayor transparencia en la contratación de la NFL, incentivos para contratar entrenadores negros y una mayor visibilidad para los entrenadores asistentes negros.

Los abogados dicen que Wilks fue discriminado como un "entrenador de puente" al que "no se le dio ninguna oportunidad significativa de tener éxito". Wilks tuvo marca de 3-13 en una temporada con Arizona antes de ser despedido y reemplazado por Kliff Kingsbury. Los abogados escribieron que mientras Kingsbury ha sido exitoso, "el Sr. Wilks, si hubiera tenido la misma oportunidad que se le dio al Sr. Kingsbury, seguramente también habría tenido éxito".

"Cuando el entrenador Flores presentó esta acción, supe que me lo debía a mí mismo, a todos los entrenadores negros de la NFL y a los aspirantes a serlo, apoyarlo", dijo Wilks en un comunicado emitido por sus abogados. "Esta demanda ha arrojado más luz importante sobre un problema que todos sabemos que existe, pero que muy pocos están dispuestos a enfrentar. Los entrenadores y candidatos negros deberían tener exactamente la misma capacidad para conseguir empleo y permanecer empleados que los entrenadores y candidatos blancos. Ese no es el caso actualmente, y espero trabajar con el entrenador Flores y el entrenador Horton para asegurar que la aspiración de igualdad racial en la NFL se haga realidad".

Wilks regresó a la NFL este año como coordinador de pases y entrenador de la secundaria de los Carolina Panthers después de pasar una temporada como coordinador defensivo de la Universidad de Missouri.

Horton fue coordinador defensivo de los Titans en 2014-15 y fue entrevistado para el puesto de entrenador en jefe del equipo. Los abogados dijeron que la entrevista fue una "entrevista completamente falsa realizada solo para cumplir con la Regla Rooney y demostrar una apariencia de igualdad de oportunidades y una falsa voluntad de considerar a un candidato de minoría para el puesto". Los Titans contrataron a Mike Mularkey, quien es blanco, para el puesto, y Horton se fue para ser el coordinador defensivo en Cleveland. Desde entonces se ha retirado.

Mularkey, quien había sido el entrenador interino del equipo durante los últimos nueve juegos de la temporada 2015, dijo en un podcast de 2020 que los propietarios de los Titans le dijeron que conseguiría el trabajo antes de completar el proceso de entrevistas, incluida la entrevista a dos candidatos de minorías.

Los comentarios de Mularkey, parte de una amplia entrevista con el podcast "Steelers Realm", fueron en respuesta a una pregunta sobre las cosas que lamentaba durante su carrera. Las acusaciones cobran nueva relevancia desde que Flores presentó su demanda en febrero, alegando que fue discriminado durante las entrevistas para las vacantes de entrenador en jefe.

"Siempre me he enorgullecido de hacer lo correcto en este negocio y no puedo decir que eso sea cierto para todos en este negocio", dijo Mularkey en el podcast. "Es un negocio muy despiadado y muchos te dirán eso. ... En un momento cuando estaba en Tennessee, me permití involucrarme en algo de lo cual me arrepiento y todavía me arrepiento. Pero la propiedad allí, Amy Adams Strunk y su familia entraron y me dijeron que iba a ser el entrenador en jefe en 2016 antes de que pasaran por la Regla Rooney. Entonces, me senté allí sabiendo que era el entrenador en jefe en 2016 mientras pasaban por ese falso proceso de contratación. Conociendo a muchos de los entrenadores que estaban entrevistando, sabiendo cuánto se prepararon para pasar por esas entrevistas, sabiendo que todo lo que podían hacer y no tenían ninguna posibilidad de conseguir ese trabajo. En realidad, el gerente general, Jon Robinson, estuvo presente en la entrevista conmigo. No tenía idea de por qué me estaba entrevistando -- que ya yo tenía el puesto. Lo lamento. Lamento haber hecho eso. No era la forma de hacerlo".

ESPN se enteró de la entrevista, que no circuló ampliamente en ese momento, como parte de la información sobre los problemas planteados por la demanda de Flores y le pidió comentarios a Mularkey antes de presentar la demanda enmendada. Mularkey fue despedido por los Titans en 2017 después de que tuvo marca de 9-7 en temporadas consecutivas y perdió ante los New England Patriots en la ronda divisional de los playoffs.

"Creo que tienen la verdad y lo que necesitan", le dijo Mularkey a ESPN por correo electrónico. "Prefiero no comentar más".

Los Titans, en un comunicado a ESPN emitido antes de la presentación de la demanda, cuestionaron el recuerdo de Mularkey de lo que sucedió durante el proceso de entrevistas, pero no hicieron disponible a Adams Strunk ni a ningún otro ejecutivo para hacer comentarios.

"Nuestra búsqueda de entrenador en jefe de 2016 fue un proceso abierto y competitivo durante el cual realizamos entrevistas en persona con cuatro candidatos y seguimos todas las reglas de la NFL", decía el comunicado. "La organización estaba indecisa sobre su próximo entrenador en jefe durante el proceso y tomó su decisión final después de considerar a los cuatro candidatos luego de completar las entrevistas".

Dos candidatos de minoría que fueron finalistas para el puesto de los Titans en 2016, Teryl Austin y Horton, no respondieron a las repetidas solicitudes de entrevistas de ESPN antes de la presentación de la demanda. Austin es actualmente el coordinador defensivo de los Pittsburgh Steelers, donde trabaja en el mismo personal que Flores. Flores, quien fue despedido en enero después de tres temporadas con los Dolphins, fue contratado en febrero por el entrenador en jefe Mike Tomlin para ser asistente defensivo senior y entrenador de apoyadores.

Cuando ESPN se puso en contacto con la NFL antes de que se presentase la demanda, dijo no estar al tanto de los comentarios de Mularkey antes de que se le preguntara sobre ellos.

"Hice mucha investigación interna y nunca llegó a la NFL", dijo Brian McCarthy, vicepresidente de comunicaciones de la NFL. "No éramos conscientes de esto como un problema".

"Estoy orgulloso de respaldar al entrenador Flores y al entrenador Wilks en la lucha contra la discriminación sistémica que ha afectado a la NFL durante demasiado tiempo", dijo Horton en un comunicado emitido por sus abogados. "Cuando me enteré por las declaraciones del entrenador Mularkey de que mi entrevista de entrenador en jefe con los Titans era una farsa, me sentí devastado y humillado. Al unirme a este caso, espero convertir esa experiencia en algo positivo y hacer un cambio duradero y crear una verdadera igualdad de oportunidades en el futuro."

En la demanda enmendada, los abogados de Flores escriben que el 4 de febrero se informó ampliamente que los Texans habían reducido sus candidatos para entrenador en jefe a Flores, el coordinador defensivo de los Philadelphia Eagles, Jonathan Gannon, y Josh McCown. Después de que se anunció que Gannon, quien es blanco, ya no estaba en consideración, la decisión recayó en Flores o McCown, quien también es blanco y no tiene experiencia como entrenador en la NFL.

La denuncia establece que "los Texans estaban legítimamente preocupados de que si contrataban al Sr. McCown en lugar del Sr. Flores, reforzaría las acusaciones del Sr. Flores de discriminación sistémica contra los candidatos negros, particularmente dado que el equipo acababa de despedir al entrenador en jefe negro, David Culley, después de solo una temporada. Como tal, más tarde, el mismo día en que se anunció que los Texans habían reducido su búsqueda a solo dos candidatos, también se anunció que el equipo había decidido dar una entrevista inicial al coordinador defensivo de su propio entrenador Culley, Lovie Smith, para el puesto de entrenador en jefe".

Los Texans finalmente contrataron a Smith, quien también es negro, para su puesto de entrenador en jefe. La denuncia aplaude a los Texans por contratar a Smith, quien "está más que calificado para el papel", pero dice que es "problemático" que Flores haya sido pasado por alto porque presentó su demanda.

La demanda enmendada también amplía las acusaciones de que el propietario de los Dolphins, Stephen Ross, le ofreció a Flores $100,000 por cada derrota durante la temporada 2019 -- su primera como entrenador en jefe -- en un intento de "fracasar" para fortalecer el valor de la selección de draft de los Dolphins. Afirma que Flores envió un memorándum el 4 de diciembre de 2019 al gerente general Chris Grier, al director ejecutivo Tom Garfinkel y al vicepresidente senior de fútbol y administración empresarial Brandon Shore en el que "detallaba la toxicidad que existía dentro de la organización y explicaba la irrazonable posición en la que estaba siendo colocado por la propiedad del equipo y la alta dirección".

Los abogados de Flores dijeron que la NFL tiene una copia de ese memorándum.

En su reunión anual de propietarios el mes pasado, la NFL anunció un nuevo comité asesor de diversidad para revisar las políticas de la liga y los clubes sobre contratación diversa. El comité de seis miembros "aportará su perspectiva experta y externa sobre las mejores prácticas de la industria y evaluará las estrategias e iniciativas de diversidad, equidad e inclusión de la liga y los clubes, incluidos todos los procesos, políticas y procedimientos de contratación, con un enfoque principal en los puestos de entrenador de alto nivel y de personal de oficina principal".

"Si bien la NFL puede contratar consultores externos, hacer cambios menores en las reglas y complacer a varios grupos de interés, solo se puede lograr un cambio real y duradero a través de la designación de un monitor ordenado por un tribunal, ya que la NFL ha demostrado una y otra vez que es incapaz de autovigilarse", dijeron los abogados Douglas H. Wigdor y John Elefterakis en un comunicado.