<
>

¿Cuál es el siguiente paso para el mariscal de campo Lamar Jackson?

play
¿Son los Ravens el equipo a vencer en la Conferencia Americana? (2:20)

Carlos Nava y Pablo Viruega ofrecen sus puntos sde vista sobre el equipo de Baltimore, que al parecer reúne todos los atributos para llegar a la postemporada en la NFL. (2:20)

Luego de ser el Jugador Más Valioso de la NFL, Lamar Jackson podría elevar su nivel con mayor eficiencia campo abajo e involucrando más a sus receptores

Los Baltimore Ravens inician su campamento de entrenamiento el 28 de julio en el Under Armour Performance Center en Owings Mills, Maryland. Echemos un vistazo de cerca a algunas de las historias más importantes a seguir:

¿Cuál es el siguiente paso para Lamar Jackson luego de una temporada unánime de Jugador Más Valioso de la NFL?

Convertirse en un pasador más completo. Seamos claros, esta es una historia muy diferente a la del año pasado a estas alturas, cuando la mayor interrogante que enfrentaban los Ravens era el brazo de Lamar Jackson. Él respondió con una temporada que pocos podrías haber imaginado. Lamar Jackson lideró la NFL en pases de touchdown (36) e índice total de pasador (81.8) al tiempo que ocupó la octava posición en índice de pases completos (66.1 por ciento). Es fácil olvidar que Lamar Jackson todavía es el mariscal de campo titular más joven de la AFC Norte con 23 años de edad. Su nivel seguirá creciendo.

Este año, debe haber dos áreas de enfoque para Lamar Jackson: más eficiencia en pases campo abajo y mayor participación de los receptores abiertos. La temporada pasada, Lamar Jackson se ubicó en la posición N° 30 al completar 37.7 por ciento de sus envíos a lo profundo (pases que viajaron al menos 10 yardas en el aire) por fuera de los números. También confió menos en sus receptores abiertos (104 pases completos) que cualquier otro mariscal de campo en la liga, prefiriendo buscar a sus alas cerradas. Los entrenadores de los Ravens han hablado esta temporada baja sobre querer que Lamar Jackson explote a las defensivas lanzando a distintas partes de campo. El reto para Lamar Jackson es conseguir esto sin las prácticas de temporada baja de la primavera, donde se sentaron las bases de la espectacular campaña del año pasado.

¿Quién enfrenta mayor presión en el campamento de este año?

El recluta de primera ronda del draft Patrick Queen. Los Ravens quieren que la selección global N° 28 inicie como apoyador medio, lo cual es una dura prueba considerando las circunstancias. Queen se alineará en el corazón de la defensiva sin ninguna práctica de temporada baja y sin una gran cantidad de experiencia (sus 16 inicios de por vida en LSU fueron la menor cantidad entre todos los defensivos elegidos en la primera vuelta del Draft 2020). El coordinador defensivo Don "Wink" Martindale cree que Queen puede manejarlo luego de hablar con él en las reuniones virtuales. Él ve a Queen como un jugador inteligente y motivado. "Va a estar a la altura de este reto", declaró Martindale. "¿Será perfecto? No, pero no esperamos eso como novato. Es como le dije, 'Si vas a cometer un error, que sea un error a 100 millas por hora'. Podemos vivir con eso".

¿Dónde está la mayor competencia?

El interior de la línea ofensiva. Sinceramente, se pueden predecir todos los puestos titulares fuera de la línea con algo de certeza. Cómo se alineará eventualmente Baltimore frente al Jugador Más Valioso reinante en la NFL es su mayor problema de personal. Los Ravens fueron dominantes al frente la temporada pasada, pero hay interrogantes luego que guardia derecho Marshal Yanda se retiró y el centro Matt Skura se sometió a una importante cirugía de rodilla.

Estas son las únicas garantías: Ronnie Stanley protegerá el lado ciego de Lamar Jackson como tackle izquierdo, Orlando Brown Jr. se alineará como tackle derecho y Bradley Bozeman iniciará en algún lugar del interior. D.J. Fluker, un titular de siete años en la NFL, es el favorito para reemplazar a Yanda pero será presionado por Ben Powers y los novatos Tyre Phillips y Ben Bredeson. En la posición de centro, no se espera que Skura esté totalmente recuperado para el inicio del campamento de entrenamiento y luchará contra Patrick Mekari y Bozeman una vez que esté sano. Si Bozeman termina como centro, eso deja vacante su puesto titular como guardia izquierdo. Esperen que los Ravens presenten muchas alineaciones distintas este verano para encontrar la combinación correcta.

¿Cómo será la carga de trabajo en el backfield poblado de los Ravens?

Esto depende del desarrollo de J.K. Dobbins. Al inicio del campamento, Mark Ingram y Gus Edwards presumiblemente estarán en la parte alta de la lista de profundidad luego de ayudar a los Ravens a establecer el récord de la NFL de yardas terrestres en una temporada. Al final, no sorprendería si Dobbins se convierte en el reserva principal de Ingram y comienza a tomar algunos de sus toques de balón para evitar el desgaste del corredor de 30 años de edad. Dobbins parece la opción perfecta para Baltimore, jugando en un sistema ofensivo similar en Ohio State. Sin embargo, Dobbins tendría que enfrentar una vieja costumbre. En las 12 campañas de John Harbaugh en Baltimore, el único corredor novato en sumar más de 600 yardas terrestres fue Edwards en el 2018.

¿Es Super Bowl o fracaso para los Ravens esta temporada?

Si los Ravens no llegan al Super Bowl este año, sería una decepción. Baltimore tiene de vuelta a todos excepto un titular a la ofensiva y mejoró en sus siete frontales, la parte más débil de la defensiva. Los Ravens son los favoritos en las apuestas en todos los partidos esta temporada. Sin embargo, la ventana para que Baltimore gane un campeonato estará abierta en las siguientes dos temporadas, en las que tiene a Lamar Jackson bajo un acuerdo amigable con el tope salarial. Si Lamar Jackson sigue deslumbrando a la liga, los Ravens van a tener que recompensarlo con un acuerdo récord en algún punto.

Los Ravens entienden las dificultades de administrar el tope salarial cuando el mariscal de campo toma una gran parte de él. Baltimore sólo alcanzó la postemporada dos veces en seis años luego de convertir a Joe Flacco en el jugador mejor pagado de la NFL. Además, consideren esto: para el 2020, ha habido ocho ejemplos de un mariscal de campo jugando una temporada con un contrato que promedia 30 millones de dólares por campaña. Sólo tres de ellos llegaron a los playoffs ese año y el mejor resultado fue la derrota en el Juego por el Campeonato de la NFC del 2019 de Aaron Rodgers, de acuerdo a ESPN Stats & Information. Ciertamente no es todo o nada esta temporada, pero el reloj sin duda está corriendo para los Ravens.