<
>

Raiders y Rich Bisaccia, ejemplos de resiliencia y a un triunfo de una hazaña histórica en la NFL

play
Chargers y Raiders en busca de un lugar en los playoffs (2:29)

Un partido a todo o nada entre dos equipos imprevisibles que pelean por un solo lugar a la postemporada (2:29)

Pelear el último boleto a Playoffs en el juego que pone fin a la temporada regular de la NFL podría considerarse por si solo una hazaña para Las Vegas Raiders, que intentarán que el reconocimiento a su fortaleza mental sea mayor si ganan su pase.

Incluso, una victoria el domingo por la noche sobre Los Angeles Chargers llevaría a los de negro y plata a consumar una hazaña histórica, pues se convertirían en el primer equipo en hacer un cambio de coach a media campaña y llegar a la Postemporada en la era del Super Bowl (1967).

El mérito en el campo es de los jugadores, responsables de ejecutar el plan de juego, pero la figura principal en la tarea de mantener el barco a flote y llevarlo lejos pese a las constantes distracciones es Rich Bisaccia, el coach interino de los Raiders.

En los últimos tres meses, los de negro y plata sufrieron golpes extradeportivos que en la vasta mayoría de casos, provocarían el colapso de cualquier equipo, incluso desde el primero.

En octubre, luego de iniciar con tres victorias la temporada regular, los Raiders tuvieron marca de 3-1 cuando se filtraron correos electrónicos de hace 10 años en los que el coach Jon Gruden, cuando estaba fuera de la NFL, hizo comentarios racistas y homofóbicos.

Los correos electrónicos eran parte de una investigación de la NFL por las malas prácticas laborales del Washington Football Team y en la que los Raiders no tenían nada que ver, sin embargo, y quizá con la intención de desviar la atención a la pesquisa de la liga al equipo de Dan Snyder, los Raiders sufrieron el primero de una serie de golpes secos cuando la información y críticas por sus mensajes obligaron a Gruden a renunciar como coach del equipo el 11 de octubre.

Desde ese momento, los de negro y plata han lidiado con distracciones protagonizadas por jugadores relevantes en el equipo.

En noviembre, el receptor Henry Ruggs III fue arrestado tras provocar un fatal accidente por manejar intoxicado a exceso de velocidad al chocar con otro auto. Pocos días más tarde, un video en redes sociales mostró al esquinero Damon Arnette con una arma mientras hacía amenazas de muerte.

Ruggs y Arnette, este último en la lista de lesionados desde octubre, fueron selecciones de primera ronda de los Raiders en 2020 y fueron cortados tras los incidentes.

En ese periodo, los Raiders cayeron a marca de 5-5 tras sufrir tres derrotas consecutivas, racha que rompieron con una sorpresiva victoria sobre los Dallas Cowboys en el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving), pero que fue seguida por dos derrotas más.

Los Raiders se colocaron en posición de ganar su pase a Playoffs con una racha de tres victorias que los tiene con marca de 9-7, pero los problemas extradeportivos no los han alejado.

Tras su victoria como visitantes de la Semana 17 sobre los Indianapolis Colts, un nuevo problema tocó a la puerta de los de negro y plata con el arresto de Nate Hobbs por manejar intoxicado el pasado 3 de enero.

Hobbs no es titular, pero es parte de la rotación de esquineros de Las Vegas y aunque su presencia no es vital, sí representa un peso más en la carga de problemas innecesarios con los que los Raiders han tenido que cargar a lo largo de la actual campaña.

De cara al juego más importante de su temporada, los Raiders necesitan que Bisaccia haga magia una vez más para darle a su caótica campaña un matiz positivo e histórico.