<
>

Cinco razones por las que 49ers avanzarán, y cinco por las que no avanzarán, al Super Bowl LVI

play
Sergio Dipp: "¡Cuidado con los 49ers! Son un equipo muy peligroso" (1:08)

El equipo de San Francisco tienen dos victorias en gira durante estos playoffs y barrió la serie contra Los Ángeles esta campaña. (1:08)

Ofrecemos los argumentos a favor y en contra por los que San Francisco puede acceder a la instancia final de la campaña, o quedarse en el camino, en el Juego de Campeonato de la NFC

Por segunda ocasión en las últimas tres temporadas, los San Francisco 49ers están en el Juego de Campeonato de la NFC. Viajarán --dentro del mismo estadio de California-- hacia el sur, para encontrarse en el lujoso SoFi Stadium de Inglewood con Los Angeles Rams por el derecho de disputar, en el mismo inmueble, el Super Bowl LVI.

Se trata de un logro notable para los Niners, después de que una racha de cinco derrotas en seis partidos durante la primera mitad de la temporada regular parecía tenerlos lejos de los contendientes.

A lo largo de la campaña, vencieron en dos ocasiones a los Rams, primero por 31-10 en la Semana 10 --de hecho, el partido que los sacó de la mala racha--, y después en la Semana 18, por 27-24 en la prórroga, en un partido que San Francisco necesitaba ganar, sí o sí, para meterse a postemporada. De hecho, los 49ers hilan seis victorias consecutivas sobre los Rams, dos por año en el 2019, 2020 y 2021.

Eso no significa que debamos anotar el partido que nos aguarda el domingo, a las 17:30, tiempo del Centro de México, como una victoria en automático para los Niners. A continuación, presentamos las cinco razones por las que San Francisco volverá a superar a Los Angeles, seguido de las cinco razones por las que los Niners caerán, esta vez, ante los Rams... porque siempre es divertido presentar los dos lados del argumento.

Cinco razones por las que los 49ers avanzarán al Super Bowl LVI

1. Línea defensiva. La unidad tardó una temporada completa en reponerse de la salida de DeForest Buckner, y la pérdida por lesión de Javon Kinlaw no ayudó, pero de algún modo, el actual grupo de linieros defensivos de los Niners ha recuperado el nivel mostrado en el más reciente viaje al Super Bowl, es decir, de dominio. Los 49ers culminaron la campaña con 48 capturas, para empatar en el quinto mejor puesto de la NFL, y como equipo, también se ubicaron quintos en la métrica de victorias contra bloqueos en jugadas de pase que lleva ESPN, con un 45.9 por ciento. Contra los bloqueos por tierra lo hicieron todavía mejor, colocándose terceros con una tasa de victorias del 33.2 por ciento. La unidad liderada por Nick Bosa y Arik Armstead tiene el potencial de crear mucho, mucho caos.

2. Juego terrestre. Ningún equipo de la NFL emplea de mejor manera el concepto de backfield por comité que los Niners. Elijah Mitchell fue una revelación absoluta en su temporada de novato, y actualmente lidera a todos los jugadores en yardas terrestres para lo que va de los playoffs. El sistema aprovecha al máximo una buena movilidad de línea ofensiva, aunado mejor ala cerrada bloqueador en la liga, y un grupo de receptores abiertos que verdaderamente se sacrifica campo abajo cuando hay que bloquear. Todo eso sin olvidar el papel clave del fullback Kyle Juszczyk, por supuesto, la navaja suiza ofensiva que mencionamos dos apartados más abajo.

3. George Kittle. ¿Ya dijimos que Kittle es el mejor ala cerrada bloqueador de toda la liga? Bueno, borremos lo de bloqueador. Kittle es el mejor ala cerrada de la liga en el 2022, en general. No importa si está ofreciendo un bloqueo de punta para el corredor que viene detrás, o está rostizando a safeties y linebackers a placer en el juego aéreo, hay que involucrar a Kittle desde temprano y con frecuencia en el juego. Deberá tener varios pareos favorables ante una defensiva de los Rams diezmada entre los profundos.

4. Deebo Samuel. Hablando de pareos favorables, no sé si haya antídoto en la NFL para lo que puede aportar Samuel. La versatilidad del receptor abierto para aportar desde una multitud de posiciones en la formación, aunado a su efectividad atrapando el balón, corriendo después de la atrapada, o acarreando el balón desde el backfield, lo tiene en una categoría especial.

5. Esquema ofensivo. El head coach de los 49ers, Kyle Shanahan, domina la faceta del juego que tiene que ver con crear oportunidades para sus jugadores a través de esquema. Esto quiere decir, que encuentra el modo a través de formaciones y movimientos en la formación previo al centro, y a través de combinaciones de rutas después del centro, para abrir espacios entre la cobertura de pase para los objetivos del juego aéreo, o abrir carriles para el juego terrestre. En otras palabras, el diseño de jugadas es lo suyo. En un partido que se espera abierto desde el punto de vista ofensivo, ver el trabajo de Shanahan desplegado sobre el campo con los movimientos de los jugadores es todo un deleite.

Cinco razones por las que los 49ers no avanzarán al Super Bowl LVI

1. Lesiones. Trent Williams es el mejor tackle ofensivo en la NFL, pero su participación está en duda para el domingo. Deebo Samuel fue un héroe en la Ronda Divisional, pero acabó el partido abandonando el juego rengueando, luego de una conversión clave para primer intento. Ahí, son dos de los tres jugadores más importantes para la ofensiva de San Francisco. De menos peso es la lesión del corredor Jeff Wilson Jr., pero no quieres saltar al campo sin la profundidad adecuada. Los Niners ya sortearon lesiones de postemporada a jugadores como Nick Bosa y Fred Warner, admirablemente, pero si Williams no juega, el accionar ofensivo se verá gravemente perjudicado.

2. Administración del juego. El head coach Kyle Shanahan posee muchas cualidades. Administrar un partido de fútbol americano cuando juega con la ventaja y necesita aliarse con el reloj, no es una de ellas. Los Niners dejaron escapar una ventaja de doble dígito ante los Kansas City Chiefs en el Super Bowl LIV, y durante el Super Bowl LI, la ofensiva de los Atlanta Falcons --que coordinaba Shanahan-- se quedó completamente seca después de ponerse arriba 28-3, conduciendo al mayor colapso en la historia del Super Bowl. Por si fuera poco, ya San Francisco amagó con dejar escapar el partido de la Ronda de Comodines ante los Dallas Cowboys en la actual postemporada.

3. Jimmy Garoppolo. Seguro, Garoppolo suma dos victorias como quarterback titular al frente de los Niners en la actual postemporada, pero hay poco de qué presumir con sus números. Han sido 27 de 44 intentos de pase para 303 yardas sin pases de anotación y dos intercepciones. Admitió cuatro capturas en contra de los Green Bay Packers en la Ronda Divisional. Su Total QBR combinado es de 40.0, en escala de 0-100, y su 61.4 por ciento de pases completos lo ubica muy lejos de los otros tres pasadores que siguen con vida en los playoffs, lo mismo que su tasa de pases imprecisos, de 20.9 por ciento. Dejando estos números de lado, quizás lo que más preocupe es que, en todo partido, el equipo va a requerir que ciertos jugadores saquen al conejo del sombrero en situaciones de gran apremio, y ningún quarterback de los que quedan posee menos magia que Garoppolo.

4. Defensiva secundaria. A lo largo de la campaña regular, la defensiva de los Niners se ubicó en el lugar N° 29 de la NFL en porcentaje de pases completos permitidos (68.3 por ciento), N° 26 en intercepciones (nueve), y por arriba del promedio de la liga en yardas por intento de pase (N° 17, 7.11 yardas). No son números precisamente alentadores cuando se considera que verán al otro lado del campo al actual poseedor de la 'Triple-corona' en juego aéreo de la NFL, Cooper Kupp. El esquinero Ambry Thomas se perdió el partido ante los Packers, pero todo apunta a que podrá regresar a tiempo frente a los angelinos.

5. Margen de entregas. Ninguno de los cuatro equipos que se mantienen en competencia tiene un peor diferencial entre balones robados y entregados que los Niners, con un -4. De hecho, San Francisco es el único con números negativos. A lo largo de la temporada regular, fueron 24 balones entregados por 20 robados. En lo que va de la postemporada, van 2-2, dejando el margen sin cambio. Las oportunidades adicionales que la defensiva consigue para la ofensiva son críticas, particularmente contra ofensivas de alto octanaje como la de los Rams, capaces de anotar en cuasi cualquier avance. Los Niners van a requerir posesiones extras el domingo, y no estoy seguro de que el balance ofensivo y defensivo logre conseguirlas.