<
>

Messi, Pedri y ¿quién más tirará del carro en el FC Barcelona?

play
Laporta informa en qué está la renovación de Messi (1:15)

El presidente del Barcelona Joan Laporta explicó que ha habido progresos en lo que tiene que ver con el nuevo contrato de Messi. (1:15)

BARCELONA -- Ronald Koeman, esperando a Leo Messi y atento al temido desgaste que padece Pedri en Japón con la selección española en Juegos Olímpicos, va dando forma a un Barcelona que todavía debe resolver su plantilla definitiva pero en la que acude al plano una pieza indispensable: el acompañante, en cuanto a jugador determinante, del líder eterno y del joven confirmado.

Más allá del papel que se le entiende a Frenkie de Jong en el centro del campo, el reto es acompañar a Messi y Pedri, en ataque, de un futbolista indiscutible.

Indiscutible en la finalización, en el desborde, en la combinación, el desmarque y el acompañamiento. El jugador que pueda redondear la idea ofensiva del entrenador holandés, que tiene donde escoger...

En el primer plano acude Memphis Depay, quien ya dejó excelentes sensaciones en su estreno frente al Girona; le acompaña el ‘Kun’ Agüero, mantiene la expectativa Griezmann, se espera con ansias a Ansu Fati y sigue siendo la incógnita de siempre Ousmane Dembélé.

MEMPHIS DEPAY

Llamado a ser trascendental, llegado con la carta de libertad desde el Olympique de Lyon, no tiene el carácter mediático de los monumentales Haaland o Mbappé, tampoco su mismo perfil y probablemente no sea ese futbolista que marca las diferencias... Pero en su presentación ya mostró que no es un simple jugador de relleno.

Fuerte, rápido, inteligente y decidido, le avala su capacidad goleadora mostrada en Francia, su facilidad de asociación y la determinación con la que busca el disparo a puerta. Koeman centró su posición en la selección de Países Bajos y puede adaptarse tanto al nueve como a las dos bandas del ataque.

SERGIO AGÜERO

Futbolista con un pasado soberbio, su rendimiento a corto y medio plazo es hoy una incógnita. Viene de una última temporada poco menos que testimonial en el Manchester City, lastrado por su lesión en la rodilla de la que se le supone plenamente recuperado...

Amigo íntimo de Messi, el reto para el argentino es demostrar que es bastante más que eso para ganarse la confianza de Ronald Koeman y una cierta continuidad en la punta de ataque. A su favor cuenta con ese olfato goleador indiscutible, en contra el hecho que no tiene tanta versatilidad. Y entre todo ello, la sensación de duda: puede ser un fichaje, gratis, magnífico o quedar lejos de las expectativas.

ANSU FATI

"Lo importante es que se recupere bien". La frase es de Koeman, dicha, proclamada y repetida, tanto de forma pública como privada porque en el Barça hablar de Ansu Fati provoca una cautela máxima atendiendo a esa lesión que sufrió en noviembre de 2020 y que le mantiene al cabo de ocho meses todavía en el diván.

Si su eclosión en la temporada 2019-20 fue magnífica, su confirmación en los dos primeros meses de la 2020-21 fue excelente y se da por hecho que en cuanto este a punto físicamente está llamado a ser un jugados fundamental en los esquemas del equipo azulgrana.

Delantero que se adapta a cualquier posición del ataque, vertiginoso y con buena capacidad goleadora, rápido, atrevido e incansable en la presión, en el club se le contempla como uno de los líderes del futuro junto a Pedri.

ANTOINE GRIEZMANN

Sin dar por hecha su continuidad, no cerrando la puerta el club a un posible traspaso que aliviaría mucho las cuentas, deportivamente Ronald Koeman ya ha dejado claro que cuenta con él. El francés ha respondido pero no ha explotado, debiendo habituarse a un papel secundario a la sombra de Messi en sus dos primeros años, recolocado más en la banda y respondiendo a base de tesón.

Si se impone como sistema el 4-3-3 partirá en desventaja pero su rendimiento, entrega, capacidad de trabajo, de asociación y buen olfato (19 goles la última temporada) le hacen tener muy en cuenta. Griezmann, además, ya ha demostrado que no es un deportista que se rinda con facilidad y se sospecha muy aventurado dejarle en un segundo plano. Siempre que se quede en el club, claro...

OUSMANE DEMBÉLÉ

La lesión que sufrió durante la Eurocopa y que le mantendrá alejado de los campos hasta el mes de noviembre provoca, una vez más, que sea una incógnita. Más aún cuando el Barcelona se debate entre concretar su renovación o venderle (casi imposible ahora y a un precio irrisorio, se supondría, en enero).

Anárquico, veloz, irregular y especial, es un jugador del gusto de Ronald Koeman, el entrenador que mejor provecho sacó de él, pero habrá que ver la situación del equipo en noviembre y si es capaz de recuperar el tiempo perdido dependiendo del rendimiento de sus compañeros de ataque.

MARTIN BRAITHWAITE

Sería una sorpresa mayúscula que comience la temporada oficial con el Barça, que busca un traspaso que ya conoce y acepta el propio jugador, por más que públicamente su intención sea permanecer en el club. En la órbita de varios clubs de la Premier, su representante se mostró furioso al conocer las gestiones de Jorge Mendes con el Wolverhampton y se puso en marcha para conocer las opciones que se le presentan al jugador.

Braithwaite cumpliría en el Barça el perfil de suplente para momentos determinados en el rol de delantero centro con mucha movilidad, pero con la llegada de Agüero y de Depay su papel se sospecharía prácticamente testimonial.

OTRAS OPCIONES

Ascendido desde el Barça B, al que ya avisó en primera persona que no tiene intención de regresar, Alex Collado no tiene, sin embargo, su permanencia asegurada en el primer equipo. Jugador de indiscutible calidad, buen manejo de balón, excelente asociación y regate, Koeman apenas si le tuvo en cuenta la pasada temporada, no llegando a jugar ni un minuto.

Con buena llegada desde la segunda línea y adaptable al extremo, siempre ha sido muy bien considerado en la cantera... Pero no parece, a primera vista, que cuente con un cariño especial por parte del entrenador.

La sorpresa se llama Yusuf Demir. Apodado ‘El Messi austriaco’ y llegado como cedido por el Rapid de Viena para reforzar el segundo equipo, la inteligencia y atrevimiento del joven futbolista de 18 años ha encandilado a Koeman, que de entrada le dio la titularidad en los dos primeros partidos de la pretemporada.

Está llamado a comenzar la temporada con el filial, pero en la Ciudad Deportiva azulgrana nadie descarta que el entrenador le convierta, quien sabe, en un nuevo Pedri.