<
>

Messi: genio y figura en su partido número 1000

Lionel Messi convirtió ante Australia su primer gol en fase de eliminación de un Mundial. Getty Images

Argentina está en los cuartos de final del Mundial de Qatar. Y la ilusión de seguir creciendo y soñando con el título sigue intacta. De la mano de un gran equipo, y de un enorme Lionel Messi.

El rosarino fue una de las grandes figuras de la cancha, la gran figura. Marcó el gol que abrió el partido, y poco a poco se hizo dueño de todas las jugadas de ataque de la Argentina.

Como si tuviera 20 años en vez de 35, corrió hasta el final, asistió, manejó con maestría cada ataque, le sirvió un par de veces el gol a Lautaro Martínez, que anda con la pólvora mojada…

Se dio el lujo de mandarse una apilada monumental que casi termina en golazo, pero que en el área le sacaron justo cuando podía marcar. Probó desde afuera del área y le faltó esa precisión para definir el partido que al final se presentó complicado.

En su partido número 1000, ni más ni menos, se dio el gran gusto de anotar por primera vez un gol en octavos de final, el primero que marca en partidos de mata-mata en Mundiales.

Tras un tiro libre que él mismo ejecutó, la pelota le volvió a caer a él como si tuviera un imán, recibió en el área y sacó un gran remate al ras del piso que se metió junto al palo derecho de Ryan.

Lo cierto es que la Argentina sabe que cuenta con la Pulga cada vez que hace falta. El 10 esta disfrutando la que seguramente será su última Copa del Mundo, se lo ve feliz, cómodo con sus compañeros, más líder que nunca, y en muy buena forma física. Venía de jugar 90 minutos el jueves pasado y terminó este duro choque contra Australia de gran manera.

Más maduro que nunca, pensante, manejando tiempos y espacios, la Argentina cuenta con el as de espadas para lo que resta del torneo. Se viene Países Bajos, un duro rival, también candidato.

En este, su quinto Mundial, llegó a los nueve goles y ahora buscará alcanzar la marca de Gabriel Omar Batistuta, que tiene 10 tantos.

El que marcó ante Australia fue el tercero en esta Copa del Mundo, tras marcarle de penal a Arabia en la primera ronda, en el debut, y luego a México, abriendo también un partido cerrado. Contra Polonia, le atajaron un penal, pero pese a ese tropiezo siempre mantuvo un nivel alto.

Esa es otra gran noticia para la Argentina: el jugador del PSG está en sintonía con el gol. Y eso se suma a la confianza que muestra en el juego y que ilusiona a un país.