<
>

A 50 años: La goleada ante Marruecos, un golpe de autoridad de Perú en el Mundial de México 1970

Perú celebra uno de los goles ante Marruecos Getty Images

Ya sin los nervios del debut y con el envión anímico que supuso la impresionante remontada frente a Bulgaria en su primer partido de la Copa del Mundo de México 1970, la Selección peruana afrontó el juego ante Marruecos con la certeza de que un triunfo le daría el pasaje a la segunda ronda, algo que jamás había conseguido en la historia.

El rival en el estadio Guanajuato de la ciudad de León fue Marruecos. Debutante absoluto en Mundiales, el combinado marroquí venía de una digna actuación frente a Alemania Federal, ante la que solo había caído por 2-1 tras irse al descanso en ventaja por el gol de Jarir. En la segunda parte, Uwe Seeler y Gerd Müller le dieron la victoria a uno de los grandes candidatos.

Marruecos llegó a México tras superar en las Eliminatorias a Túnez en un desempate disputado en Marsella y luego ganar el grupo contra Nigeria y Sudán. Fue el único representante africano en el Mundial 70.

Perú tuvo dos cambios con respecto a los once que le habían ganado a Bulgaria: Pedro González reemplazó al lesionado Eloy Campos en la lateral derecho y Hugo Sotil jugó desde el inició en lugar de Julio Baylón en el mediocampo. Los otros nueve del equipo de Didí fueron Luis Rubiños, Orlando de la Torre, Héctor Chumpitaz, Nicolás Fuentes, Ramón Miflin, Roberto Chale, Pedro León, Alberto Gallardo y Teófilo Cubillas.

Tal como a Alemania Federal, a la Blanquirroja le costó y mucho doblegar a los disciplinados marroquíes. El primer tiempo terminó empatado 0-0 y el equipo otra vez necesitaba un envión anímico. Entonces, Javier Aramburú Menchaca, presidente del IPD en aquel momento, repitió un ritual que ya había hecho en el descanso frente a Bulgaria. Quitó tierra de una maceta que estaba en el camarín y dijo: "Esta tierra la trajimos desde el Perú, bésenla, jueguen por ella".

En diez minutos, Perú edificó una goleada. Teófilo Cubillas abrió el marcador a los 20 de la segunda parte tras capturar un rebote, dos minutos más tarde Roberto Chale marcó el segundo después de una gran jugada individual en el área y una buena definición y a los 30 Teófilo convirtió el 3-0 definitivo con un remate furibundo.

El resultado le dio la clasificación a los cuartos de final sin depender del resultado de la última fecha contra Alemania Federal. El primer gran objetivo de la Selección en México estaba cumplido.