<
>

Cómo fue el camino de Las Diablas para llegar a su primer Mundial de hockey

En apenas tres días, Chile debutará en su primer Mundial. En esta oportunidad, el certamen tendrá doble sede: España y Países Bajos. A Las Diablas les tocó afrontar la primera fase en tierras neerlandesas y el primer compromiso será ante Alemania, el 2 de julio, en un encuentro correspondiente a la zona A de la que también forman parte las locales e Irlanda.

Tarda en llegar y al final hay recompensa. Las Diablas saben muy bien lo que es esperar y más aún, saben que en pocos días serán parte de la historia del hockey de Chile. ¿Cómo fue que llegaron hasta acá? En los últimos años fueron acariciando la clasificación, pero el final deseado siempre les resultó esquivo ante una Argentina que dominó a nivel continental. Sin embargo, la Copa Panamericana jugada a principios de año en Santiago de Chile las preparó de otra manera, no solo por ser locales sino porque el certamen esta vez otorgó tres boletos al Mundial. De todos modos no hizo falta sufrir hasta el final. Las Diablas sortearon las semifinales con creces, con una actuación formidable de Claudia Schüler bajo los tres palos en la definición por shoots-out. El pasaje al Mundial era un hecho y la derrota en la final ante Argentina, anecdótica.

Después de celebrar la clasificación -Los Diablos también hicieron historia y estarán en India 2023- el equipo no perdió un solo día de entrenamiento. Comandado por Sergio "Chachito" Vigil -alguien que sabe bien lo que es hacer historia-, el equipo realizó tres giras a la Argentina para sumar amistosos con Las Leonas y el seleccionado de Buenos Aires. Todo ello sirvió para embarcarse con la ilusión intacta y con la promesa de que todo será aprendizaje y disfrute.

De las 18 mundialistas, 16 fueron subcampeonas panamericanas. Josefa Salas y Josefina Khamis son las únicas que no formaron parte del plantel que logró la clasificación al Mundial; y en el caso de Khamis, además, será su primer torneo internacional.

El debut se producirá el 2 de julio (10.30, hora de Chile, y 11.30 hora de Argentina) frente a Alemania (6°). El único cruce que registran entre sí data de 2013, cuando se midieron por la World League Semifinal y fue victoria para las europeas por 2 a 0. Tres días después, el 5 de julio, se medirán con Irlanda (12°). Éste no sólo será el rival a vencer porque es el más cercano en el ranking sino porque Las Diablas se ven reflejadas en las irlandesas y el trabajo silencioso que hicieron durante los últimos años y que las llevó a ser subcampeonas del mundo en 2018. Por último, el 6 de julio (13.30, hora de Chile), afrontarán el partido más duro de la zona: Países Bajos. Las neerlandesas, últimas campeonas mundiales y número uno del mundo, no solo serán locales sino que llegan como favoritas a alzar el título.

El primer paso está dado: son mundialistas y, pase lo que pase, nadie podrá quitarles lo bailado.