<
>

Emotivo Freddie Freeman recibe anillo y ovaciones en su regreso a Atlanta

play
Las lágrimas de Freddie Freeman al volver a Atlanta (0:53)

El primera base de los Dodgers regresó a la que había sido su única casa en Grandes Ligas. (0:53)

ATLANTA -- Freddie Freeman ingresó a la sala de entrevistas en Truist Park el viernes por la tarde y no pudo contener sus emociones. Respiró hondo, se alejó de las cámaras, cruzó las manos sobre la cabeza y salió. "Denme un segundo", dijo. "Esperen".

Unos minutos más tarde, Freeman regresó e hizo todo lo posible para sobrellevar una entrevista cargada de emociones, que marcó su regreso al lugar que aún adora. A través de un discurso estremecedor, manos temblorosas y ojos llorosos, Freeman --miembro de toda la vida de los Atlanta Braves hasta que firmó un contrato de agente libre de $162 millones de dólares por seis años con Los Ángeles Dodgers el 17 de marzo-- hizo todo lo posible para expresar lo que este la ciudad y esos fanáticos y ese equipo todavía significan para él.

"Siempre les dije cuánto amo a los Braves, esta ciudad", dijo Freeman. "Pensé que amaba mucho a esta ciudad y a esta organización, pero creo que pueden notar cuánto amo realmente a esta organización y a esta ciudad. Ni siquiera sé cómo voy a pasar este fin de semana, muchachos, estoy siendo honesto".

Con solo una hora para el primer lanzamiento del viernes, Freeman pasó unos 20 minutos estampando firmas para los jóvenes fanáticos de los Braves en ambos extremos de Truist Park. Los Braves reprodujeron un video tributo en la pantalla gigante del jardín central momentos después, luego Freeman salió del banquillo y caminó hacia el montículo del lanzador para recibir su anillo de la Serie Mundial --el que no quería ver hasta que regresara a Atlanta como visitante-- de manos del manager de los Braves, Brian Snitker. Después de un abrazo prolongado y lleno de lágrimas, Freeman se dirigió a una multitud que permanecía de pie en el estadio.

"Sé que tengo un uniforme diferente", dijo en un momento, "pero todavía los amo a todos y cada uno de ustedes".

Freeman ya se había reunido con sus excompañeros en Los Ángeles hace dos meses, pero esperaba que este fin de semana desencadenara más emociones. A medida que se acercaba su muy esperado regreso, algunas de las personas cercanas a Freeman sugirieron que esta serie representaría un cierre muy necesario para un hombre que notablemente todavía se enfrenta a que ya no juega para los Braves.

Freeman descartó eso.

"No hay nada que cerrar para mí aquí", dijo, todavía luchando por contener las lágrimas. "¿Por qué cerraría un momento tan especial en los 15 años que pasé aquí? Para mí, no hay nada que cerrar. La cuestión del arrepentimiento es un lado completamente diferente de la historia del que no estoy aquí para hablar porque pienso, uno a uno, las personas con las que he hablado saben que es un lado diferente porque si me meto en eso, oh, estaríamos aquí por mucho tiempo. Y esa emoción podría cambiar --a lo grande."

Freeman, de 32 años, se unió a los Braves por primera vez en 2007, como selección de segunda ronda egresado de la escuela secundaria. Emergió como una estrella hacia el final de la prolongada racha de éxitos del equipo, se estableció como el rostro de la franquicia a través de una reconstrucción posterior y luego marcó la pauta a medida que la franquicia volvía a la contienda --una racha de cuatro carreras consecutivas con títulos de división que culminaron en el campeonato de la Serie Mundial 2021.

La expectativa todo el tiempo era que Freeman regresaría como agente libre, pero no se había llegado a ningún acuerdo cuando los propietarios impusieron un cierre patronal el 1 de diciembre. Poco después de que se reanudara el béisbol en marzo, el agente de Freeman, Casey Close, presentó dos ofertas al gerente general de los Braves, Alex Anthopoulos, en lo que se describió como un escenario de "tómalo o déjalo", dijeron las fuentes a Buster Olney, de ESPN.

Anthopoulos luego siguió adelante y cambió un paquete de prospectos a los Oakland Athletics para adquirir a Matt Olson, el reemplazo de Freeman, el 14 de marzo. Freeman firmó con los Dodgers, que juegan cerca de donde creció en el condado de Orange, tres días después y se quedó sorprendido por la forma en que todo se desarrolló.

El viernes, sin embargo, Freeman cambió su enfoque hacia lo que se logró justo antes de eso.

"Pasamos por muchos altibajos en mis 12 años, y cuando alcanzamos el pináculo el año pasado de ganarlo todo, ese anillo simplemente no es un anillo para mí", dijo Freeman durante su conferencia de prensa previa al juego. "Son todos los sacrificios. Todo el tiempo perdido con la familia. Todas las horas. La muñeca rota [en 2017]. Los viajes en autobús de 14 horas en las ligas menores. Las 4 a. m. para llegar a los hoteles. La rutina, todos los años. Para finalmente ganarlo --hombre. No hay mejor sentimiento en este deporte".

Freeman bateó .296/.385/.510 con 270 jonrones y 940 carreras impulsadas en sus 11 temporadas completas con los Braves, capturando el Premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional después de la temporada 2020 acortada por COVID-19. Durante la Serie Mundial de los Braves el otoño pasado, Freeman estaba en su mejor momento, bateando .304/.420/.625 con cinco jonrones y 11 carreras impulsadas en 16 juegos de playoffs.

El organista de los Braves tocó "We Are The Champions" cuando Freeman llegó al bate en la parte alta de la primera entrada, y los fanáticos de los Braves una vez más se pusieron de pie y vitorearon. Freeman se tomó su tiempo para acomodarse en la caja de bateo, quitándose el casco para agradecer a la multitud y a sus ex compañeros de equipo antes de finalmente recibir una base por bolas de parte de Ian Anderson.

Anteriormente, Freeman admitió que sería difícil compartimentar sus emociones durante el fin de semana.

"Dios", dijo en un momento, "esto es mucho más difícil de lo que pensaba".