<
>

Los mejores estafadores de todos los tiempos en la MLB

play
Kurkjian recuerda el engaño de Henderson el día que le pasó a Brock (1:32)

Rickey Henderson le pasó a Lou Brock como el máximo estafador de bases en la historia el 1 de mayo de 1991, y Tim Kurkjian recordó algo sobre ese día que no ocurrió como se planificó. (1:32)

La velocidad sobre las almohadillas es un gran espectáculo en el béisbol. Sin embargo, cuando se trata de un robo de base, no todo recae en la rapidez del hombre que osa llegar al otro saco, sino también se finca en la habilidad para abrir en las bases, deletrear el movimiento del lanzador y dar el salto -emprender el sprint- hacia la siguiente base con maestría y buen timing.

ESPN Digital te presenta un recuento de los cinco mejores robadores de bases de todos los tiempos en las Grandes Ligas:

RICKEY HENDERSON

El rey del robo de base. Rickey Henderson logró la inalcanzable cantidad de 1,406 robos. Nadie conseguirá una cantidad siquiera cercana a la de Henderson, máxime que en la era actual se roban cada vez menos bases, de acuerdo con la estrategia del béisbol moderno.

Henderson militó con nueve diferentes equipos en sus 25 años de trayectoria y no sólo es el líder de estafas de todos los tiempos, también de carreras anotadas (2,295) y de veces atrapado en intento de robo (335).

Henderson bateaba a la derecha y lanzaba a la zurda, la mayor parte de su carrera cubrió el jardín izquierdo. De sus 25 años en Las Mayores, 14 los pasó en diferentes etapas con los Oakland Athletics y también llegó a echar raíces con los New York Yankees, equipo con el que jugó cinco calendarios. Henderson conquistó 12 cetros de robos de base, incluidos tres en que logró las 100 estafas (en 1980 robó 100, en 1982 logró 130 y en 1983 consumó 108).

Henderson es uno de los grandes iconos del beisbol y su destreza le inyectó emoción y adrenalina al juego de pelota.

LOU BROCK

Lou Brock, jardinero izquierdo zurdo e integrante del Salón de la Fama, fue siempre valiente en la aventura de conquistar el siguiente cojín. El oriundo de El Dorado, Arkansas, sumó ocho títulos de bases robadas en su trayectoria, y siete temporadas fue el corredor más atrapado en intentos de robo, lo que habla de un pelotero casi siempre dispuesto a brincar al siguiente saco.

Inició su trayectoria en 1961 con los Chicago Cubs y en 1964 llegó al que sería su gran equipo, los St. Louis Cardinals, franela con la que jugó 16 años más hasta su retiro. Queda en la memoria de los aficionados que en 1974 consiguió 118 robos de base en 151 intentos.

Dos temporadas fue líder de carreras anotadas y seis veces fue convocado al Juego de Estrellas. Concluyó su carrera con 938 bases robadas, la segunda mayor cifra de todos los tiempos.

TY COBB

Ty Cobb es el mejor bateador de todos los tiempos en las Grandes Ligas, pues presume el más alto promedio en la historia con .366; sin embargo, quizá por esa explosiva cifra, pocos destacan su gran velocidad corriendo las bases y su capacidad para robar almohadillas. Cobb está ubicado en el cuarto puesto de todos los tiempos, con 897, en 24 temporadas.

El famoso ‘Durazno de Georgia’ e integrante del Salón de la Fama, fue seis veces líder de bases robadas. En 1915 alcanzó la fabulosa cifra de 96 estafas. De esta manera, Cobb no sólo coleccionó títulos de bateo (12), producidas (cuatro), sino también de bases robadas.

Quizá estamos ante el pelotero más completo de todos los tiempos, lo cierto es que nadie como Cobb para estar en contacto con la pelota, repartir imparables, embasarse, robar bases y anotar carreras.

Luego de 22 campañas con Detroit Tigers, jugó sus dos últimos años con los Atléticos de Filadelfia (1927 y 1928), para poner fin a una de las más impresionantes carreras en la historia del béisbol.

BILLY HAMILTON

Billy Hamilton, jardinero de los Kansas City Cowboys, los Philadelphia Phillies y los Beaneaters de Boston logró la cifra de 914 bases en apenas 14 años, lo que habla de su gran habilidad para recorrer las bases. Además, fue campeón del departamento en cinco ocasiones con cifras inverosímiles: 111 en 1889, 102 en 1890, 111 en 1891, 100 en 1894 y 97 en 1985.

Aunado a ello, Hamilton fue dos veces Campeón de Bateo de la Liga Nacional, acumuló un cetro de hits, cuatro de carreras anotadas y siempre se destacó por ser un hombre ligero sobre las almohadillas, con gran fortaleza y explosividad en las piernas.

Una de sus virtudes fue siempre estar en base, con cinco lideratos en el departamento de porcentaje de embasamiento, lo que explica su alta cantidad de robos en 14 temporadas.

TIM RAINES

Un ícono de los Montreal Expos. Tim Raines es el quinto mejor robador de bases en la lista de todos los tiempos. El nacido en Sanford, Florida es miembro del Salón de la Fama, luego de sellar una carrera en la que lució en varios ámbitos como el fildeo en el jardín izquierdo, y con el madero, con el que tenía la habilidad de batear a ambos lados del home.

Raines consiguió durante cinco temporadas el cetro de bases robadas (1981-1984), destaca el calendario de 1983 en el que estafó 90 almohadillas, una cifra sencillamente impresionante. En su trayectoria de 23 años completó 808 robos, la quinta mejor cifra de la historia en Las Mayores.

Raines alcanzó las Grandes Ligas en 1979 con los extintos Expos y en 1991 pasó a los Chicago White Sox, con los que se mantuvo cinco temporadas y luego llegó a los Yankees para finalmente transitar por Oakland, Montreal y Baltimore Orioles.