<
>

Fuentes: Algunos equipos de MLB planean pedir a los árbitros revisar a lanzadores en busca de sustancias extrañas

play
Tyler Glasnow y su enojo con las Grandes Ligas (3:03)

El estelar lanzador de Tampa Bay Rays acusó a las Grandes Ligas de causar lesiones en los lanzadores por prohibir las sustancias para mejorar el agarre de la pelota. En una divertida conversación, Carolina Guillén y Enrique Rojas te cuentan de qué se trat (3:03)

La regla del béisbol contra el uso de sustancias extrañas ha estado enterrada durante décadas bajo un acuerdo de caballeros celebrado entre los mánager, que casi uniformemente se negaron a pedir a los árbitros que revisaran a los lanzadores contrarios porque sabían que sus propios lanzadores no serían revisados.

Pero con las Grandes Ligas preparadas para ordenar a los árbitros que hagan cumplir las reglas de sustancias extrañas a partir del lunes, al menos tres equipos tienen la intención de dejar de lado ese antiguo acuerdo, según las fuentes. Si los mánager de esos equipos reciben información que parece sospechosa (un video que captura a un lanzador contrario quizás usando sustancias extrañas o datos sobre un aumento inusual en la velocidad de giro) le pedirán a los árbitros que revisen a los lanzadores contrarios.

Si solo un puñado de equipos comienza a solicitar controles de sustancias extrañas, el acuerdo de caballeros podría volverse obsoleto, con la mayoría o todos los equipos dispuestos a monitorear a los lanzadores oponentes.

Un evaluador de talentos de alto rango explicó la perspectiva de su organización el otro día, mientras pidió no ser identificado.

"Les hemos estado diciendo a nuestros lanzadores que si han estado utilizándolo, deben detenerse", dijo el evaluador. "Buscamos nivelar el campo de juego. Todo el deporte busca nivelar el campo de juego. Tenemos la expectativa de que nuestros muchachos cumplirán la regla. Si tenemos una indicación de que hay alguien lanzando para el otro equipo que podría estar haciendo algo para obtener una ventaja competitiva, sí, queremos que nuestro mánager lo desafíe".

Los empleados de otras dos organizaciones se hicieron eco de sentimientos similares: que mientras haya una devoción en todo el deporte por la igualdad de condiciones y la eliminación de sustancias extrañas, esperarán que los oponentes también cumplan con la regla.

El uso de sustancias extrañas ha sido generalizado y esencialmente al aire libre para muchos lanzadores en todo el panorama del béisbol. Cuando los lanzadores frotaban la mancha brillante en el antebrazo de sus manos enguantadas, casi todos en el deporte (árbitros, mánager, entrenadores, jugadores) sabían que probablemente estaban accediendo a alguna mezcla de protector solar, colofonia y alquitrán de pino, que es contra las reglas de larga data.

Pero casi todos los mánager han mirado para otro lado en lugar de pedirles a los árbitros que chequeen, principalmente para proteger a sus propios lanzadores. Ha habido raras excepciones. En un juego entre los Yankees y los Red Sox en 2014, en una fría noche de principios de temporada en Fenway Park, Michael Pineda luchó por controlar y controlar la pelota en la primera entrada, y se quejó de esto a sus compañeros de equipo después de la primera mitad de la entrada. Cuando regresó al montículo para la parte inferior del segundo, tenía una gota de alquitrán de pino en el cuello que le había aplicado un compañero veterano, un bulto de sustancia extraña tan grande que inmediatamente llamó la atención de las cámaras de una audiencia en la televisión nacional.

A medida que crecía el rumor en el estadio, el mánager de los Red Sox, John Farrell, salió del dugout de Boston para pedir que revisaran a Pineda, pero como Farrell explicó años más tarde, realmente no tenía ningún deseo de hacer esto, pero sentía que no tenía otra opción dada la forma atroz de hacerlo de Pineda. Joe Girardi, el mánager de los Yankees en ese momento, absolvió a Farrell y dijo a los periodistas que entendía que Farrell estaba en una posición difícil. Los árbitros expulsaron a Pineda, quien posteriormente fue suspendido 10 juegos.