<
>

Keylor Navas deberá estar al menos por 14 días en Costa Rica

El costarricense Keylor Navas regresó a Costa Rica junto a su familia para resguardarse del COVID-19 (coronavirus) en casa, en horas de la noche de este viernes arribó el meta del París Saint-Germain en el aeropuerto internacional Juan Santamaría y deberán ser sometidos a un periodo de cuarentena obligatoria.

De acuerdo con las medidas tomadas por el Gobierno de la República, establecidas desde el 16 de marzo, “todo costarricense que regrese al país, en medio de la pandemia, deberá ser sometido a cuarentena obligatoria en sus hogares por al menos 14 días”.

El PSG otorgó permisos especiales para que sus futbolistas regresen a sus diferentes países ante las suspensiones de las actividades deportivas en Francia, país que reporta al menos 33.000 personas infectadas y cerca de 300 fallecidos a causa del COVID-19 (coronavirus).

Sin embargo, Keylor no es el único jugador parisino que tomó la decisión de regresar a su país, pues en días anteriores se confirmó que los brasileños, Thiago Silva y Neymar, así como el uruguayo, Edinson Cavanni, también optaron por refugiarse en sus respectivas regiones y no se descartan que otros acudan a lo mismo.

No cabe la menor duda que el brote de esta pandemia ha generado mucha preocupación en las personas; no obstante, para Keylor Navas es una buena oportunidad de animar a sus miles de seguidores y enviarles mensajes cargados de fe a sus compañeros.

“Somos seres humanos y muchas veces entran temores o preocupaciones, pero el que nos da paz es Dios. Debemos estar unidos, sin romper las reglas del Gobierno. No sólo buscamos extender nuestra ayuda con oración, sino también ayudando a las personas que lo necesiten a través de nuestra Fundación”; había resaltado Navas en entrevista a la emisora costarricense, Impact 91.1 FM.

Este regreso a Costa Rica es muy diferente para Keylor Navas, pues generalmente lo hace para vacacionar con sus amigos y familiares, o bien, para vestirse con la camiseta de la Selección Nacional. Ahora necesitará cumplir a cabalidad con las normas establecidas y no se descarta que esté por más tiempo en territorio costarricense, hasta que el cuadro parisino los vuelva a solicitar.